Paracuellos, paradigma de la “justicia democrática de la II República” y del rojerío impenitente.

Cada Noviembre conviene recordar para no olvidar, como pretende la ley de “mentira histérica”, lo sucedido en dicho mes y a partir de él del año 1936. Cuando hoy, tras cuatro décadas…

Compartir

Cada Noviembre conviene recordar para no olvidar, como pretende la ley de “mentira histérica”, lo sucedido en dicho mes y a partir de él del año 1936. Cuando hoy, tras cuatro décadas a repetir hasta la saciedad las mismas mentiras, de forma que conforme a la técnica marxista se hace que parezca verdad, aunque no lo sea, viene siempre más que bien acordarse de lo que supuso el régimen tiránico que impusieron en media España partidos que hoy no sólo son legales, sino que ostentan grandes cotas de poder y, a demás, van de demócratas, de adalides de la libertad, de civilizados y de otras muchas cosas más, cuando en realidad, debido a sus antecedentes criminales nunca se les debió dejar renacer de sus cenizas; vemos, asimismo, que sus militantes y simpatizantes de hoy son dignos sucesores de los de entonces.

 

Para no olvidar, y para poner las cosas en su sitio dentro de lo posible  –bien poco porque hasta el PP lleva cuarenta años implicado en sostener tamañas mentiras–  reproducimos una interesantísima entrevista realizada por Actuall a José Manuel Ezpeleta, que ha sido durante muchos años presidente de la Hermandad de Mártires de Paracuellos; por cierto, campo santo que recomendamos vivamente que no dejen de visitar y al que deben llevar a sus hijos, para poder comprobar in situ lo que fue aquella muestra de lo mucho que ocurrió a lo largo de la geografía española que tuvo la desgracia de caer bajo la férula marxista y separatista.

 

Cuadro que recrea con exactitud cómo se asesinó en Paracuellos

“Es la máxima autoridad en la matanza de la que fueron responsables Carrillo, Azaña y Largo Caballero. Lleva 18 años investigado y tiene 2.000 folios escritos. En esta entrevista habla del horror de aquellos crímenes que incluían mujeres y niños, pero también de la capacidad de perdonar de cientos de viudas.

 

Todo comenzó por un asunto personal. El ex piloto de Iberia José Manuel Ezpeleta puso rumbo a 1936, para conocer más cosas sobre la muerte de su abuelo, teniente coronel retirado, en Paracuellos del Jarama. Y se encontró con un océano de documentos.

 

Dieciocho años después lleva transcritos 2.000 folios, y afirma que podrían salir hasta 10 tomos con todo lo que ha investigado. De momento, ha logrado fijar la cifra de muertos, unos 4.000 en números redondos, y deshacer muchos tópicos sobre lo que considera un verdadero genocidio.

 

Cuando se cumplen 81 años de Paracuellos (7 de noviembre de 1936) hablamos con Ezpeleta sobre aquella página negra. El investigador subraya el componente religioso que tuvo, ya que buen número de los ejecutados fueron mártires de la fe. El próximo 11 de noviembre se beatifican a nueve más, con lo que el número de elevados a los altares asciende a los 143.

 

Ceremonia del entierro simbólico que se realizó en Paracueloos tras la contienda.

Paracuellos es para usted un asunto personal ¿cómo y por qué fue ejecutado su abuelo?

 

Familiar más que personal, la investigación que he hecho es algo que debía a mi familia. Y a la memoria de mi abuelo.

 

¿Cuál fue su delito? ¿Ser militar?

 

Era teniente coronel de Caballería, pero retirado, porque se negó a firmar la adhesión a la República y el Gobierno lo aparcó del Ejército, mediante la ley Azaña.

 

¿Y sólo por eso…?

 

Lo metieron en la cárcel Modelo en octubre de 1936, y el 7 de noviembre fue fusilado en Paracuellos.

 

¿Con qué cargos?

 

No había cargos, él era un preso preventivo.

 

Pero era de derechas.

 

Fue amigo de José Antonio –aunque no militó en Falange-, y pertenecía a Renovación Española, el partido de José Calvo Sotelo.

 

O sea la II República lo ejecuta sin juicio…

 

Y como a él a otros muchos.

 

Sólo en Paracuellos fueron eliminados ¿cuántos? ¿4.000?

 

En cifras redondas se han podido identificar a unos 4.000. Pero no han podido ser exhumados, ni localizados mediante identificación forense. Se ha tenido que recurrir a documentos, listas y también testimonios de testigos presenciales.

 

Familiares de víctimas de Paracuellos rezando junto a las fosas comunes tras la contienda.

¿Usted lo ha hecho?

 

Llevo más de 18 años haciéndolo, por mi cuenta y riesgo. He consultado archivos, visto documentos, recopilado cartas, comprobado testimonios. Y llevo transcritos 2.000 folios.

 

¿Qué le contaron en casa?

 

Nunca me contaron demasiado, sólo que el abuelo había sido asesinado. No me inculcaron odio, ni revanchismo, sino que era preciso perdonar.

 

“La izquierda, en general, es menos religiosa que la derecha y no tiene el freno moral del perdón”

 

Por razones religiosas.

 

Por supuesto, sin la fe no se entiende el perdón. Digamos que la izquierda, en términos generales, es menos religiosa que la derecha –también en términos generales- y, por lo tanto, no tiene ese freno moral del revanchismo que es el perdón.

 

¿Les mataban por ser falangistas o por ir a misa?

 

Además de esas razones, también por ajustes de cuentas personales y por echar tierra sobre robos.

 

¿Robos?

 

En los primeros meses de guerra, después del 18 de julio, a mucha gente de derechas en Madrid les saquearon las casas o los negocios. Y a otros muchos que fueron encarcelados en la Modelo, les robaron y se quedaron con joyas, relojes etc.

 

¿Las autoridades permitían eso?

 

Al principio no, pero luego el Gobierno de la República cedió ante comités de milicianos o de comunistas, anarquistas, y éstos saqueaban, violaban y mataban.

 

“Entre las víctimas, hay contabilizados cerca de 800 menores, algunos de 12 o 13 años”

 

¿Mataron también a niños?

 

Hay contabilizados cerca de 800 menores de 21 años. Alguno de 12 o 13 años.

 

¿Cómo podían justificar el fusilamiento de chavales?

 

En muchos casos eran los hijos de… se cargaba al cabeza de familia, y con él o después de él a sus hijos, aunque fueran adolescentes.

 

Recopilación de restos humanos en Paracuellos tras la contienda para darles ordenada y crsitiana sepultura.

Algunas de las víctimas de Paracuellos han sido beatificados ¿por qué?

 

Porque dieron testimonio de su fe. No murieron simplemente por defender unos valores políticos, sino en concreto por  hacer ese testimonio, fueron verdaderos mártires.

 

El próximo 11 de noviembre, por ejemplo, se beatifican 9 (de la congregación de San Vicente de Paúl), los que sumados a los beatificados en años anteriores, suman un total de 143. Fundamentalmente sacerdotes y religiosos, pero también hay muchos seglares.

 

¿Beatificar a los de Paracuellos no es mezclar religión con política?

 

En absoluto, porque se trató de una persecución religiosa dentro de una Guerra Civil. Hay que distinguir ambas cosas. No murieron por estar en un bando determinado, sino por defender o manifestar la fe, por negarse a apostatar etc.

 

“La Iglesia investiga y si la motivación de quienes fueron ejecutado no es estrictamente religiosa, no hay beatificación”

 

Eso es hilar muy fino…

 

Por eso en los procesos que hace la Iglesia investiga a fondo y si existe la menor duda interrumpe la causa de beatificación. Si la motivación no es estrictamente religiosa, no hay beatificación. Sólo cuando está meridianamente claro se sigue con ella.

 

La prueba es que hay causas que se han interrumpido, como la del padre Huidobro, capellán de la Legión, que murió por un disparo de obús en la Cuesta de las Perdices.

 

Santiago Carrillo en 1936

El gran responsable es Carrillo…

 

Pero no único. Yo diría que el gran responsable político es Azaña, presidente de la República; y después Largo Caballero, jefe de Gobierno; el general Miaja, jefe de la Junta de Defensa y finalmente Santiago Carrillo que era el consejero de Orden Público. Y los subordinados que éste nombró.

 

Margarita Nelken

Y también la socialista Margarita Nelken, responsable de las sacas.

 

Carrillo negó reiteradamente su responsabilidad en Paracuellos.

 

Quería hacer carrera política en la España de la democracia.

 

¿No cree que el papel que jugó en la Transición le dio inmunidad?

 

En parte sí. Pero no hacía falta, porque Franco sacó un decreto en 1969, publicado en el BOE que declaraba prescritos todos los delitos cometidos con anterioridad al 1 de abril de 1939.

 

Pero para la Historia no han prescrito.

 

Y lo que no se sabe. De hecho, hay mucha documentación sobre Carrillo que aún no ha salido. Documentos de subordinados suyos en la Consejería de Orden Público y que algún día saldrán a la luz.

 

“Garzón se negó a que se investigara Paracuellos: eso demuestra lo ‘independiente’ que era”

 

El exjuez Garzón acusó al franquismo de genocidio, pero archivó las querellas para investigar Paracuellos ¿por qué?

 

Eso demuestro lo ‘independiente’ que era. Conozco bien el tema porque participé con otras tres personas en las querellas contra Carillo; y Garzón las  desestimo dos veces.

 

La Memoria Histórica quita calles a Millán Astray y deja a Carrillo y Pasionaria ¿Cómo lo ve?

 

Es revisionismo sesgado de la izquierda… La ley de Memoria Histórica se ha convertido en una máquina que da mucho dinero a ‘onegés’ amigas que nada tiene que ver con el núcleo de la Memoria Histórica.

 

¿Por qué ese repentino interés  por remover un pasado que creíamos olvidado?

 

Porque los españoles llevamos el revanchismo en el ADN. Y sobre todo lo lleva la izquierda.

 

¿Qué tendríamos que hacer en España para superar el duelo a garrotazos de Goya?

 

Superar uno de los pecados capitales más típicos del español: la envidia. Y superar la incultura histórica que nos hace caer en errores y brutalidades.

 

No es fácil…

 

No, porque es una tentación constante del español. Yo recomendaría a los más jóvenes conocer mejor la Historia para estar en guardia frente a quienes quieren manipularla.

 

Se refiere a la izquierda.

 

Claro, ahí tenemos a Podemos.

 

¿Y no aprendemos de los errores del pasado?

 

Y los repetimos. Fíjese lo que pasó en la primera mitad el siglo XX: laicismo, persecución, odio… como ahora. Y también unos Gobiernos corruptos. Sólo que ahora no se llega a aquellos extremos de violencia porque la gente no pasa hambre.

 

Pero la izquierda y el independentismo resurgen…

 

Porque la sociedad está adormecida frente a la agitación y propaganda de la izquierda, o la actuación de la masonería.

 

“Es difícil demostrar el papel que juega ahora la masonería pero es cuestión de aplicar la lógica a los acontecimientos”

 

¿La masonería? pero si está legalizada.

 

La masonería estuvo muy activa y violenta durante la República. Ahora no está violenta, pero sigue activa y tiene más poder.

 

Perdone, pero suena a conspiranoico… ¿cómo demostrarlo?

 

Es difícil de demostrar, pero es cuestión de aplicar la lógica a los acontecimientos.

 

Una de als primeras cruces colocadas sobre las fosas comunes en Paracuellos tras la contienda.

Por cierto Rajoy no ha tocado la Ley de Memoria Histórica de Zapatero.

 

Piense en la masonería.

 

También se cometieron atrocidades en el bando franquista.

 

En la guerra civil hubo más barbaridades en el bando republicano. En el franquista hubo ejecuciones sumarísimas, pero no hubo checas, ni sacas, ni paseos, ni se torturó a los presos (cortándoles los genitales o las orejas por ejemplo), ni se persiguió a los religiosos.

 

Pero al final de la guerra, sí que hubo duras represalias.

 

Hubo consejos de guerra, pero siempre con garantías jurídicas, y los fusilamientos eran por delitos de sangre. Y a diferencia de la República, la mayor parte de los fusilados eran dirigentes no subordinados.

 

Indultos pocos…

 

Lo que hubo fue muchas viudas o parientes de ejecutados por el bando republicano que, al terminar la guerra, no acusaron a los asesinos. De esto se habla poco, pero da idea de la capacidad increíble de perdonar de cientos de españoles.

 

O sea que no declaraban contra ellos.

 

En muchos casos no. Se los ponían delante en una rueda de reconocimiento y esas viudas, que tenían perfectamente identificado al asesino de su marido, decían que no le conocían…

 

A eso se llama reconciliación.

 

A eso se llama perdonar en caliente.”

 

Compartir

One thought on “Paracuellos, paradigma de la “justicia democrática de la II República” y del rojerío impenitente.”

  1. Muy bueno y oportuno este aterrador testimonio-estudio.
    Respecto a las fotos, la de Carrillo me recuerda otras abrazado por el Rey, Suárez, etc, incluso (casi) por obispos y cardenales. Todo un símbolo esas imágenes, como lo fue el quitar la estatua de Franco de Nuevos Ministerios un día de su cumpleaños (Gallardón se llama esa figura).

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*